T: 974 37 01 22 / 669 30 64 65                                                                                        info@casaursula.com                                        Actualizado el 15/08/2017

 

Ardibide Pikua

Una estancia en Casa Úrsula dedicada al cicloturismo permite prácticamente todas las modalidades, exceptuando el terreno llano (aunque también se pueden hacer circuitos de recuperación de este tipo, eso sí, con ligeros repechos): puertos largos y duros, largos y de menos pendiente, cortos y duros, rompepiernas,...y además el Ardibide Pikua.

Un puerto de casi 5 Km. con 684 m. de desnivel, es decir, con un porcentaje del 14,25% y con rampas que alcanzan el 30% no existe en muchos lugares de España ( Iondogorta, algún repecho asturiano, Chirche en la vertiente oeste del Teide). 

Pues este puerto se encuentra a 27 Km. de Ansó, en el pueblo navarro de Isaba. Los primeros 600 m. son de tierra, pero el resto son de cemento 'perfectamente' transitable, exceptuando los últimos 200 m., donde dicho cemento está descarnado y es complicado superarlos con una bicicleta de carretera. Tampoco ayuda la gran cantidad de ramas que aparecen en nuestro serpenteante trayecto , con lo que a los 6 ó 7 Km/h que se alcanzan en los tramos más complicados, se puede decir que aunque no se quiera sufrir, se sufre. Os podemos asegurar por nuestra experiencia que quien suba este puerto podría con el Mortirolo.

Mediante un recorrido de 65 Km realizando la vuelta de Zuriza-Roncal, añadimos la subida al Ardibide Pikua, lo cual supone un desnivel de 1618 metros. Esto significan tres puertos: Zuriza, Ardibide y Matamachos, el cual se nos puede hacer muy duro si hemos gastado nuestras fuerzas en el segundo de estos puertos, en el cual nos vamos a detener.

La subida al Ardibide Pikua comienza en la localidad de Isaba, cuando hemos realizado 27 Km. El comienzo son 600 metros por una pista de tierra. Llegamos a un cruce hacia la derecha donde comienza una pista de hormigón, cuyos números asustan: 4,8 Km con 684 metros de desnivel, es decir, 14,25% de pendiente media, con rampas de hasta el 25% y una altura de 1457 metros. Los primeros 700 metros ya nos dan una idea de lo que nos vamos a encontrar, rampas casi imposibles con continuas curvas de herradura que nos permiten ligeros respiros. Llegaremos a un descansillo de 200 metros al 10% (sí, aquí el 10 % es un descanso), y ya el siguiente 1,5 Km. es un continuo sufrimiento, teniendo en cuenta que en este tramo sólo hay dos curvas, es decir, 3 rectas infernales. Nos encontramos con un nuevo descansillo esta vez al 6 % que nos sirve para enfrentarnos a los últimos 1,8 Km. al 16,5%, con tramos de hasta el 25 %. A falta de 200 metros hay que tener cuidado con una zona descarnada la cual será muy difícil poder superarla con bicicleta de carretera y sin desarrollos adecuados. Si ponemos pié a tierra, no conviene desanimarnos, ya que si traspasamos esos 10 metros de gravilla todavía nos quedarán esos 200 metros al 25 %. Si los superamos, podremos decir que hemos subido un puerto salvaje. 

Respecto a los desarrollos, el tercer plato (30X25) es totalmente recomendable, aunque el compact 34X28 también permite subir, por lo menos hasta la zona de gravilla. Lo que es una locura es el 39X28.